¡Dejad paso a la calabaza!

mondial-electrodomesticos-blog-la-calabaza-a
Sin duda es la reina del otoño. En estos meses de tonos ocres y días lluviosos, la calabaza campa a sus anchas en mercados y cocinas, convencida de que su sabor suave y sus versátiles texturas la convierten en el ingrediente perfecto de la temporada.

mondial-electrodomesticos-blog-la-calabaza-c

Puede que estés más que acostumbrado a disfrutar de ella en cremas y purés, pero quizás nunca te hayas planteado que esta hortaliza, diurética y rica en vitaminas y antioxidantes, tiene un enorme potencial en el universo de los postres y la repostería. La opción más sencilla, casi instintiva, es partirla por la mitad y dejar que se cocine lentamente en el horno. Con las altas temperaturas, su pulpa carnosa se vuelve jugosa y dulce, perfecta para comerla a cucharadas. El olor de la calabaza en la cocina y su sabor, casero y acogedor, te transporta a otras épocas y habla de una infancia entre castañas y ardillas.

mondial-electrodomesticos-blog-la-calabaza-2

Otra posibilidad es hacer un bizcocho de calabaza. Si lo preparas de chocolate, manzana o zanahoria, ¿por qué no darle la oportunidad a un alimento de temporada? En este caso, la intensidad del sabor dependerá de la cantidad de calabaza que emplees. En esta misma línea, pero algo más elaborada, se encuentra la tarta de calabaza: se trata de un clásico pastel de hojaldre o masa quebrada y suele acompañarse de nata en los bordes. En Estados Unidos es uno de los dulces caseros más tradicionales, especialmente en los días previos y posteriores a Halloween.

Si buscas postres más suaves y ligeros, puedes apostar por el flan o la mousse de calabaza, dos postres clásicos a los que puedes dar un toque original otorgando a la calabaza el protagonismo que se merece. Y para los más atrevidos, la calabaza puede transformarse en sabrosos y exquisitos buñuelos, típicos en las fallas valencianas y perfectos para una merienda bien potente en cualquier otro momento. Con un poco de azúcar y acompañados por un chocolate o un café con leche, se convierten en un manjar. Eso sí, a la hora de freír los buñuelos, hay que tener en cuenta dos factores: en primer lugar, ser generosos con la cantidad de calabaza utilizada para darle suficiente sabor y, además, prestar mucha atención al aceite, para evitar, además de que se quemen, que la masa quede demasiado aceitosa.

Pero las calabazas tienen mucho más que aportar a nuestra vida diaria, más allá de la alimentación. Y es que, con su exuberante corteza se pueden hacer todo tipo de adornos para decorar la casa. De cualquier forma, la regla de oro antes de empezar a trabajar con la superficie de la calabaza es vaciarla y dejarla secar muy bien, de lo contrario nos arriesgamos a que se pudra.

Existen mil trucos para darle una nueva vida a la calabaza. El más conocido seguramente sea transformarla en una linterna de Halloween. Para ello sólo basta con trazarle cuchillo en mano una cara, terrorífica, graciosa, clásica o transgresora, cortarle la parte superior a modo de tapa e introducir en su interior una vela. Juntando un par de calabazadas redondas (de la variedad máxima) podemos conseguir un navideño muñeco de nieve. Y las más pequeñas pueden pintarse para transformarse en una simpática lechuza.

mondial-electrodomesticos-blog-la-calabaza-bPor otra parte, con las calabazas pálidas algo alargadas (moschata), conseguirás una interesante lámpara para el techo, pero también se pueden partir verticalmente, pintar y convertir en adornos para la pared con los dibujos que prefieras. Partida por la mitad, pero esta vez horizontalmente, la parte inferior de la calabaza se puede transformar en un cuenco con toques étnicos, arabescos, cenefas o tramas geométricas. Esta técnica, tradicionalmente empleada en algunas poblaciones africanas y sudamericanas, puede darle un punto de energía, diversión y naturalidad a las casas sobrias y reforzar la vitalidad de los hogares más eclécticos.

Blog patrocinado por Mondial pequeños electrodomésticos para la cocina y el hogar

Esta entrada fue publicada en Cremas y Sopas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *