como planchar camisas
Trucos y Consejos

Cómo planchar una camisa

Una de las prendas más versátiles y que nunca falta en nuestros vestidores es la camisa. De cuadros, lisas, con raya diplomática, topos o con animal print, cualquiera de ellas necesitará un buen planchado cada vez que salga de la lavadora o la secadora. Conseguir que tu camisa luzca siempre perfecta (aunque seas un novato con las tareas del hogar) no es complicado, simplemente tienes que tener en cuenta algunos aspectos. ¿Quieres saber cuáles?

Antes de planchar una camisa

Es importante que antes de planchar cualquier prenda y, en especial las camisas al ser prendas delicadas, revisemos que no tenga ninguna mancha. Depende el tipo de mancha podría fijarse con el planchado y ser más difícil de eliminar en el próximo lavado. Lo mismo pasará si nuestra plancha tiene algún resto de suciedad, por lo que es importante fijarse bien antes de empezar.

Otro truco para no estropear nuestra camisa con el planchado que parece obvio pero que pocas veces hacemos, es leer las etiquetas de ésta. No es lo mismo una camisa de algodón, seda o  material sintético, por lo tanto tendremos que ajustarnos a la cantidad de calor que nos indique.

El lugar donde planchamos nuestra camisa también es determinante para obtener resultados mejores o peores. Si no tenemos una tabla de planchar a mano podemos utilizar una toalla de baño gruesa sobre una superficie plana que no se estropee con el calor.

Trucos para planchar una camisa

Para planchar una camisa de patronaje clásico, lo mejor es empezar por el cuello, los puños, después las mangas y finalmente el cuerpo.

El cuello es de las partes más firmes de la camisa y, por lo tanto, de las que aguantan más tiempo planchadas. Para evitar arrugas se debe planchar desde las puntas del cuello hacia el interior de éste.

Al planchar los puños y el torso de la camisa hay que ir con cuidado con los botones ya que pueden quedarse marcados y, si son sintéticos, pueden incluso fundirse con el calor de la plancha. Lo mejor es abrirla y girar poco a poco, planchando cada lado de la camisa por separado y yendo con mucho cuidado cada vez que estemos cerca de los botones.

Muchas tablas vienen con un manguito (como una mini tabla de planchar) donde podemos meter las mangas de la camisa y así nos facilitará su planchado. Si no es así, tenemos que colocar las mangas planas sobre la tabla y después darle la vuelta para que quede perfecta.

Las arrugas salen mejor con la ropa húmeda, por lo tanto, si ves que no acaba de quedar del todo bien, puedes espolvorear agua destilada y volverlo a intentar. Y sobretodo… ¡no pierdas la paciencia! Aunque las primeras camisas que planches no salgan todo lo rápido que te gustaría, todo es cuestión de práctica.

Además recuerda que irte de viaje no es excusa para no llevar la ropa sin una arruga, puedes buscar opciones de planchas pequeñas que no te ocupen demasiado y con las que puedas dar el último toque antes de vestirte. En Mondial encontrarás planchas para cada ocasión, ¡busca la tuya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *