Tendencias

El té matcha conquista las cocinas de medio mundo

Como os contamos en un post anterior, el té matcha se ha puesto de moda y no solo entre los amantes de los tés y las infusiones, también en las cocinas de los mejores chefs del momento se han rendido a sus pies. Y es que sus propiedades, aroma y el colorido de este tipo de té, considerado por muchos como un “superalimento”, concede a los platos un toque singular, exótico y muy valorado, sobre todo, en repostería.

El té matcha tiene tantas posibilidades que lo hemos visto integrado en un bombón suizo de chocolate negro, como hace la firma australiana Murielle Vuilleumer en su magnífico Matcha Green Tea; como ingrediente principal de un helado artesanal, en pequeñas cookies con trocitos de pistacho, en las famosas muffins, en forma de mousse, como un ingrediente más de las tortitas o de la tarta de tiramisú, y rebajado con lima o pomelo para tomar en frio ¡En Japón incluso comercializan una variedad del famoso Kit Kat con matcha y otra de las galletas Oreo!

En Barcelona, sin ir más lejos, el maestro pastelero japonés Takashi Ochiai elabora maravillosos dulces con matcha, como sus wagashi, con exterior de harina de arroz e interior relleno de mousse de té verde, chocolate manjari con canela, vainilla, fresa y crema catalana. Sus magdalenas de té verde y sésamo, sus trufas de té verde, sake o cava, o su bizcocho kastera están entre otras de sus joyas dulces.

En salado es fácil encontrarlo en salsas y caldos, aderezando un pan con trocitos de plátano, en un pudding de verduras y, como no, con arroz para elaborar los famosos pasteles mochi japoneses.

Para los cocinillas, una receta fácil de preparar es la del pollo al té matcha. Bastará con adobar un pollo troceado con media cucharada de matcha, un poquito de sal y pimienta, una cucharada de jengibre rayado y una pizca de comino. Una vez sazonado, solo tienes que meterlo al horno. Sencillo, ¿no?

Hay quién se abstiene de probar los supuestos beneficios del matcha por considerarlo muy caro, ya que su precio es notablemente mayor al de cualquier otra variedad de té, sin embargo, lo cierto es que al consumirse en polvo y normalmente diluido en agua logramos que un bote o bolsita de este té cunda mucho más que otro de mismo tamaño pero diferente variedad. Podéis comprobarlo por vosotros mismos.

Ya lo veis, la adicción al matcha se ha extendido como la pólvora en los últimos años, tanto como las entradas con su hastag en las redes sociales, etiqueta que no dudan en utilizar los foodies y matchalovers en cuanto tienen ocasión de disfrutar de esta delicia en polvo.

A nosotros, en particular, nos gusta acompañarlo de muesli, fresas frescas y frutos del bosque para desayunar, un super healthy breakfast with #MatchaTea ¿Te animas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *